Emilio Rosatti, hijo del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), Horacio Rosatti, dio positivo en un control de alcoholemia mientras manejaba su vehículo.

El último fin de semana, Rosatti (hijo), que es funcionario judicial en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, fue interceptado en la Ruta Provincial 1 y le detectaron 2,24 gramos por litro de alcohol en sangre.

Sin embargo, no es la primera vez que ocurre este lamentable y repudiable hecho. A menos de un año -marzo de 2021- Rosatti (hijo) también había sido demorado. En aquella ocasión tenía 1,44 gramos por litro de alcohol en sangre.

Tras conocerse el resultado del último control, la Policía le hizo un acta de infracción, otra de prohibición para circular y le retuvo preventivamente la licencia de conducir. Pese a todo esto, el caso Rosatti generó y sigue generando polémica.

En este sentido, no solo se trató de un funcionario judicial que cometió -una vez más- una grave falta de tránsito, sino que además llama la atención que su automóvil no haya sido remitido al corralón. Asimismo, y tal como pudo saber este medio, en las dos ocasiones Emilio fue acompañado hasta su domicilio.

Leer también: El hijo del presidente de la Corte Suprema manejó borracho y fue demorado

Esto demuestra que la vara que mide el accionar de todas las personas no es la misma. Por lo general, cuando alguien infringe las normas de tránsito -en este caso, por exceso de alcohol en sangre-, al conductor del auto le secuestra el vehículo, se la efectúa la multa correspondiente y, lo más probable, es que le quiten la licencia de conducir.

Ante semejante hecho, cualquier persona común no tendría los mismos privilegios que Rosatti (hijo). Posiblemente, todo aquel que conduzca en estas condiciones se quede a pie, sin automóvil, teniendo que pagar una exuberante multa para le devolución del mismo, entre otra trámites engorrosos.

La respuesta de la APSV

Por otra parte, también llama poderosamente la atención la respuesta -insólita- de Osvaldo Aymo, subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV). El funcionario provincial no solo reconoció que a Rosatti (hijo) no le retuvieron el vehículo, sino que además afirmó que fue escoltado hasta su casa.

Al respecto, explicó que el operativo realizado se ampara en una resolución del 8 de julio de 2013. Allí se estableció “un protocolo uniforme para la aplicación de medidas cautelares que impone la Ley 13.133 (ley de tránsito) a la que adhiere la provincia de Santa Fe”.

Y argumentó: “Una parte de esta resolución hace hincapié en la realidad que tiene la provincia, como muchos municipios, de no contar corralón y grúa. Nosotros hacemos los controles en coordinación con municipios y comunas, muchos de ellos ponen a disposición las grúas y corralones".

La entrada Caso Rosatti: hijos y entenados se publicó primero en Sin Mordaza.

Artículos Relacionados